Andrés de Santamaría Hurtado. Primer Artista Moderno de Colombia

Pablo Federico Roa Arboleda nos ilustra sobre la biografía de este prestigioso artista colombiano, pionero en su patria del concepto de modernidad artística.

 



Texto: Pablo Federico Roa Arboleda. (Bogotá. D.C. Colombia)

Andrés Eugenio de Santamaría Hurtado; es por excelencia el primer pintor moderno de Colombia y precursor del impresionismo en momentos en que la academia imperaba en la mayoría de pintores nacionales. Nació en Bogotá el 16 de diciembre de 1860, donde su padre, don Andrés de Santamaría [1] Rovira se había establecido y era un destacado político con ancestros burgueses antioqueños y de doña Manuela Hurtado Díaz, de origen aristocrático payanés, aspecto que poco nombran sus biógrafos y casi no conocen los habitantes de Popayán, ciudad que conserva una de sus mejores obras, el tríptico: Las Letras, Las Artes y Las Ciencias, ubicado en el paraninfo de la universidad del Cauca; y que además vio nacer a sus abuelos y bisabuelos maternos; don Manuel José Hurtado y Arboleda, nacido en 1782, senador de la entonces Gran Colombia (Hoy Colombia, Venezuela, Panamá y Ecuador) y Ministro Plenipotenciario en Inglaterra, donde llevó a cabo exitosas conexiones de alto nivel, casado con doña Carmen Díaz, nacida en el entonces departamento de Panamá, y bisnieto de don Vicente Hurtado [2] y Arboleda, nacido en Popayán en 1738, alguacil Mayor del Santo oficio, casado con doña María Ignacia Arboleda Arrachea, señora de gran carácter, a su vez hija de don Francisco de Arboleda [3] y Vergara, mayorazgo de la casa de Arboleda y su esposa doña Juana Francisca de Arrachea, todos payaneses. Su ambiente tanto paterno como materno, le habían prodigado un excelente entorno cultural e intelectual que se amplió cuando viajó a vivir a Londres a la tierna edad de dos años, ya que allí vivía su tía materna doña Amalia Hurtado Díaz, casada con el caballero inglés, Mr. Charles Toll Bidwell, en cuya casa veraneaban y se les invitaba a jugar con sus primos los Bidwell Hurtado. Uno de ellos, don Manuel Bidwell Hurtado, llegaría a ser Obispo auxiliar católico de Westminster [4] y otra de sus hijas, doña Amalia Bidwell Hurtado, su amiga de infancia, su gran amor y luego su esposa con quien se casaría el 25 de enero de 1893 y tendrían ocho hijos.

Hacia 1869 su padres deciden ir a vivir a Bruselas y luego en 1878, su padre es nombrado en un alto puesto diplomático en París, situación que le permite entablar amistad al entonces adolescente Andrés de Santamaría con los pintores Claude Monet y Edouard Manet. Pero a su padre poco le gustó la idea de que estudiara Bellas Artes y prácticamente le obligó a seguir estudios en finanzas, área en que se desempeñó como banquero hasta que su padre falleció en 1882 [5] . Es entonces cuando decide estudiar en la Academia de Bellas Artes de Paris, en el taller de Ferdinad Jacques Humbert y Henrie Gervex, donde fue condiscípulo con los no menos destacados Ignacio Zuloaga y Zabaleta, quien luego seria pintor español de gran fama, Santiago Rusiñol y el Príncipe Eugenio de Suecia, Duque de Närke, pintor y luego gran coleccionista de arte en su país, hijo del Rey Oscar II de Suecia a quien según algunas versiones tampoco agradaba la idea de que su pequeño hijo, y segundo en la línea de sucesión al trono, estudiara artes.

PERIODOS DE LA PINTURA DE SANTA MARIA:

La obra de Santa María se puede dividir en cuatro periodos: 1. Desde sus primeras pinturas europeas hasta 1911. 2. Desde su regreso definitivo a Europa hasta 1921. 3. Desde el año en que comienza a pintar desde una manera plenamente distinguible, a los 61 años hasta 1937. 4. Desde sus exposiciones en Bruselas y Londres, hasta su muerte en 1945 [6].

El primer periodo de Santa María está lleno de contradicciones, con una influencia de Millet y de pintura folclórica. Santa María obtuvo su primer reconocimiento cuando ganó un primer premio y fue aceptado para participar en el salón de artistas franceses en 1887 con su pintura Las Lavanderas del Sena. Esta pintura grande y ambiciosa demuestra ya elementos impresionistas en el uso de la reflexión de la luz y su interés en temas sociales, pero también errores en perspectiva apreciables aun para los menos iniciados. Luego participó en los salones de 1888, 1889 y 1890. En este período temprano, Santa María pintó trabajos de una gran variedad que tenía gusto por el realismo en el estilo de Courbet en trabajos como: Los tiradores (1885) y La lectura (1886). Estas pinturas también demuestran el comando claro de las reglas de la academia. En 1891, él exhibió su pintura: El partido del té, en la unión artística de París. El partido del té es uno de sus mejores trabajos de su período temprano que concluye cuando él salió de Europa para ir de nuevo a Colombia.

En 1904 es invitado por el entonces Presidente de la República General Rafael Reyes, a volver a Bogotá, e hizo una exposición individual de pintura en la cual exhibió: El Lavadero, Ejercicios de tiro al blanco, Las Segadoras, etc. Su exposición fue causa de interesantísimas polémicas. En ellas intervinieron escritores como Sanín Cano, Ricardo Hinestroza Daza y Max Grillo. En 1906 Participó en una exposición colectiva que tuvo lugar en el Foyer del Colón. Allí mostró varios retratos entre los que figuraron: Mantillas Bogotanas. Entre los años 1904 – 1911, fue Rector de la Escuela de Bellas Artes de Bogotá. Creó la Escuela Profesional de Artes Decorativas e Industriales, que funcionó como anexa a la de Bellas Artes. Allí se enseñó: Platería, Cerámica, Fundición y Talla en madera y piedra. También regentó las cátedras de pintura y escultura.

El segundo periodo presenta igualmente altibajos en la búsqueda de su estilo personal. Los años más importantes de este periodo son 1913 y 1914 en los que sus temas preferidos son los torsos, las cabezas y empieza a demostrar gusto por la materia suelta y espesa. Con gran influencia del periodo post impresionista y expresionista, o para mejor decir expresivista que tendría a Van Gogh como su más remoto antecedente. La cabeza con fondo de flores de 1914 es la vez la más representativa.

Su tercer periodo es el que presenta su más abundante y significativa obra. Es decir entre 1921 y 1937 que es cuando Santa María logra un estilo, que tiene ante todo dos antecedentes: la pintura de retratos española y holandesa del siglo XVIII y la obra de Monticelli. Durante este periodo es en el que produce sus mejores cuadros, caracterizados por una materia cromática generosa y exaltada de la cual surge la forma, con temas enfocados a cabezas frontales, bodegones y flores. En este periodo Santa María logra una fórmula de pintar, con fondos neutros, empaste abundante, en una suerte de expresionismo sui generis, consistente en reforzar el empaste mediante la acumulación de materia y la huella espesa de la espátula en colores vivos en especial el rojo y el verde. Son realmente sobresalientes, Señora de Santa María y Bodegón con figura de 1934.

A partir de 1937, en el que sería su cuarto periodo, su obra decrece en abundancia y también en algo de su calidad precedente, los temas se reiteran, pierden brillo, no hay trabajos destacados de este periodo, por el contrario varios son repasos o ligeros ejercicios según lo anotan sus mejores biógrafos.

Aunque gran parte de la temática del pintor fue de carácter laica, algunas obras suyas tuvieron intereses religiosos en especial las Pietás, el cuadro más relevante de este tema es la Anunciación, en la cual la virgen en un carácter aristocrático sostiene una flor en su mano levemente levantada, junto al ángel en posición de recogimiento y con un par de alas pesadas y en actitud observante.

Andrés de Santa María falleció el 29 de abril de 1945 por una infección en el riñón. Su amplia obra ha sido expuesta en Bogotá, Londres, Bruselas y en el museo Marmottan de París. En el Museo Nacional de Colombia se conserva un buen número de obras suyas destacándose, En la playa de Macuto, que pintó, a su regresó de Europa, en Venezuela, y en el que aparece retratada su prima y esposa doña Amalia Bidwell Hurtado con una acompañante en trazos de gran riqueza de color y empaste, que nunca antes se habían realizado en Colombia. Sus obras destacan paisajes, bodegones, murales, retratos de personalidades, y temas cotidianos, todos de gran valor para el arte colombiano y universal de principios del siglo XX y que por su formación y origen familiar con razón llevaron a críticos de arte como Barney-Cabrera a afirmar que “Santa María es el pintor que llevó entre nosotros a rango social la pintura”.



[spacer style=”1″]
Notas al pie de página.

[1] Santa María: Fueron abuelos paternos del pintor, don Raimundo Santamaría Tirado y su esposa doña Magdalena Rovira Dávila.
[2] Hurtado: Hidalgos procedentes de Toledo, reino de España. Probaron nobleza en las Órdenes de Santiago y Calatrava. El 5 de septiembre de 1648 se concedió el titulo de Conde de Cartago a don José Hurtado, residente en el Perú, hijo legitimo de don Baltasar Hurtado del Águila y Da. Magdalena Henríquez de Chaves, bautizada en Chachapoyas, Perú, el 9 de agosto de 1598. Don José, I Conde de Cartago era sobrino carnal de don Alonso Hurtado del Águila, VII abuelo materno de don Andrés de Santa María.
[3] Arboleda: Hidalgos procedentes del Castillo de Garcimuñoz, reino de España. Probaron nobleza en la Orden de Alcántara en 1643. En 1647 se expidió certificación de armas por don Juan Francisco de Hita, rey de armas de Felipe IV a favor de don Jacinto de Arboleda, VII abuelo materno de don Andrés de Santa María.
[4] Catedral de la Preciosísima sangre de Cristo de Westminster, es el templo principal de la iglesia católica en Inglaterra y Gales, e iglesia metropolitana y Arquidiócesis de Westminster. No debe confundirse con la Abadía de Westminster, de culto anglicano, lugar tradicional para las coronaciones y entierros de los monarcas ingleses.
[5] Así lo establece su mejor biógrafo, André de Ridder.
[6] Rubiano Caballero, Germán. Aproximación a la Critica del Arte en Colombia. Editorial Salvat. Tomo X. pág. 1346.

Si quiere ver las imágenes en su tamaño real, pinche aquí

Sin comentarios

Deje un comentario

Suscríbete a nuestra newsletter

Revista digital sobre la excelencia, escrita por la excelencia y para la excelencia.

SÍGANOS EN LAS REDES SOCIALES