El pésame que los Príncipes de Asturias no pudieron dar por todos nosotros

El Conde de Bobadilla expresa su dolor a todas las familias que han perdido algún ser querido en el trágico accidente sucedido en Galicia, si bien reflexiona sobre un pequeño incidente ocurrido durante el funeral por las víctimas.



El Rey es el Jefe del Estado, símbolo de su unidad y permanencia. -Art. 56 de la Constitución Española-.



Texto: el Conde de Bobadilla.

Vaya por delante mi más sentido pésame a todas las familias que han perdido algún ser querido en el trágico accidente ferroviario acaecido recientemente en Galicia. Me hago cargo de su dolor y me uno y sumo al mismo, tanto con esa especial cercanía que confiere el sentirme compatriota, como con esa otra, no menor, que me confiere el sentirme parte integrante del género humano, en virtud del cual toda tragedia semejante la hacemos propia.

Expresadas mis condolencias a todas estas familias, sí me gustaría tratar en este editorial de hoy el desplante de uno de los familiares a los Príncipes de Asturias a la hora de rechazar su saludo, así como sus desafortunados comentarios posteriores y los de su madre en los que, seguramente sin pretenderlo, mezclaron el dolor en la olla del desconocimiento. Seguramente todo ello por una falta de la perspectiva, fruto de una situación que nadie querríamos vivir.


Es por este dolor que me conmuevo al escribir este editorial pero creo que, como español amante de nuestra de patria y de nuestros símbolos, no debo dejar pasar el compartir estas líneas con todos vosotros, nuestros lectores.


El Rey y el Príncipe cuando representa al Rey- es el símbolo de una unidad y permanencia del Estado. Es por ello que al dar el pésame en el funeral, junto con la Infanta Doña Elena, una a una a todas las familias que perdieron a seres queridos, en su pésame iba íntimamente unido y representado el de todos y cada uno de los españoles de todas las regiones de España, así como el de todos los españoles como pueblo, pueblo que lo conforman no sólo los españoles del hoy sino también los del ayer y los del mañana… Este sentido diacrónico y trascendente de la Corona -y su unión con el pueblo-, expresa a la perfección ese carácter de permanencia que tiene reconocido en nuestra Carta Magna.


El Rey es pues un símbolo y, rechazar su pésame o el del Príncipe de Asturias cuando lo representa, es negar el de todos nosotros pues, rechazar los símbolos, es rechazar el del valor que representan, y el valor que representan somos todos nosotros… Es como, si en vez de negar el saludo de los Príncipes hubiera rechazado que la bandera de España ondeara a media asta o que sonase el himno de nuestra Patria. Y que conste que todo lo que afirmo aquí, ese sentimiento de sentirme repudiado personalmente al no permitirle este familiar expresar su dolor -pero también mi dolor- al símbolo que nos representa, lo diría de ser España una República y habérsele hecho lo mismo al Presidente de la república. No se trata aquí de la forma política de Estado, ya sea monarquía o república, al rehusársele al Jefe de Estado se le rehúye a todos los españoles. Así de sencillo.


Pero es que, vista la improcedencia de dejar a los Príncipes de Asturias con el saludo colgado, dado su valor de símbolo representativo de todos nosotros, cabe reflexionar sobre la injusticia de responsabilizarles en forma alguna del accidente. ¿Qué culpa tienen los Príncipes de Asturias de que haya descarrilado un tren en Galicia? Habrá que ver qué responsabilidades pudieran depurarse además de la del maquinista, si es que hubo negligencia al no tomar medidas de seguridad que se hubieran debido de haber tomado, etc. El Rey reina pero no gobierna. En ningún caso tiene la Corona nada que ver con la seguridad de los trenes, simplemente porque en absoluto es competencia suya…


Estoy seguro que muchas de las familias de las víctimas, con igual grado de sufrimiento, así lo entendieron y no se dejaron llevar por el dolor ni realizaron juicios de valor ni insultos como esta otra, a la que se todo se le disculpa por el dolor…

g_pesameprincipesdeasturias

 

El Conde de Bobadilla
El Conde de Bobadilla

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Nam neque lacus, bibendum at lobortis nec, interdum sit amet erat. Vivamus pellentesque, ex cursus.

Sin comentarios

Deje un comentario

Suscríbete a nuestra newsletter

Revista digital sobre la excelencia, escrita por la excelencia y para la excelencia.

SÍGANOS EN LAS REDES SOCIALES