Hace cien años. Noticias aparecidas en la prensa a lo largo del verano de 1909

Guerra contra el beso en América, último retrato de Don Carlos de Borbón, el vuelo más largo en aeroplano, hallazgo de la ciudad de Jericó.

 



GUERRA CONTRA EL BESO EN AMÉRICA”

Bajo este impactante titular  he encontrado una noticia verdaderamente interesante. Es muy visual, y está compuesta por dos fotografías. En la primera se observa el siguiente pie de foto: “estos dos hermanos, al despedirse, se besan á través de una especie de bozal de encaje, saturado de una sustancia desinfectante. Mucho más sencillo e indudablemente más higiénico sería no besarse”. La segunda es la de una niña con una especie de baberola grande que lleva impreso el siguiente mandato: “No me bese usted”. Ambas fotografías pueden verlas en nuestra galería de imágenes

Nadie diría que esta noticia tiene un siglo salvo por la vestimenta. Para luchar contra la gripe A veremos a más de uno, no con esa especie de bozal de encaje, sino con unas modernas e higiénicas mascarillas. Y para los más pequeños me parece precioso el babero con la prevención escrita de “NO ME BESE USTED”, que podemos modernizarla, no en balde han pasado 100 años, por un: “NO ME BESES”.

¡Animo abuelitas y a bordar!.

 DON CARLOS DE BORBÓN.

En esta ocasión hemos escogido una instantánea editada en la prensa de hace un siglo en la que, con razón del fallecimiento de Don Carlos de Borbón, aparecía publicado el “Último retrato de Don Carlos, con su esposa la princesa Berta de Rohan, hecho en su residencia de Varese, pocos días antes de su muerte.

Nació Don Carlos en Leibach el 30 de marzo de 1848. Casó con la Princesa Margarita de Borbón-Palma y al enviudar contrajo segundas nupcias con la Princesa Berta de Rohan.

Dio lugar a la tercera guerra carlista con el nombre de Carlos VII.

Fue vencido por las armas, y restablecido en toda España el orden constitucional, murió el día 18 de julio de 1909 a las cinco y media de la tarde en el Hotel Excelsior-Varese  está enterrado en la Catedral de Triestre”.

EL VUELO MAS LARGO EN AEROPLANO.

“El aviador Sommmer ha superado a Wilbur Wrigth permaneciendo en el aire dos horas, veintisiete minutos y 23 segundos sobre el campo de Chalons, el día 7 del actual. Wilbur Wrigth había llegado a permanecer en el aire 2 Horas y 27 Minutos”

Esta es la noticia que he encontrado del 7 de agosto de 1909, ¡y los tiempos adelantan que es una barbaridad!. Nunca mejor dicho, porque, desde estos albores de la aviación hasta nuestros días, ¡cuánto han cambiado las cosas!. Los modernos aviones son capaces de transportar cientos de pasajeros recorriendo miles de kilómetros en apenas unas horas, con máxima seguridad y comodidad, facilitando el conocimiento del planeta, y desde sus ventanillas podemos admirar maravillosos paisajes, interesantes ciudades, y las variopintas culturas que hemos creado la humanidad.

Los aviones pueden repostar en el aire y con los cohetes, no sólo hemos pisado la luna, sino que tenemos aparatos explorando lejanísimos confines de nuestra galaxia.

Pero nada de esto hubiera sido posible sin estos valientes y abnegados pioneros. Para ellos nuestro recuerdo y admiración.

HALLAZGO DE JERICÓ

“Dudose de su existencia, púsose en tela de juicio la efectividad de su vida, y llegose a creer que Jericó era un símbolo; el símbolo de la fuerza humana en su grado culminante, derrocada bruscamente y reducida a polvo por la voluntad divina contribuyo a robustecer la idea de la existencia ilusoria de Jericó, el hecho realmente extraordinario de que ninguno de los viajeros que en nuestra época han recorrido la tierra de Judea, pudo encontrar rastro ni vestigio de la ciudad que un tiempo fue la más robusta de las fortalezas labradas por el hombre, el más firme baluarte de la bíblica Canaán.

 Hace unas semanas la existencia de la ciudad bíblica quedaba incontestablemente demostrada por obra de la ciencia, de la constancia y la perseverancia de la Sociedad de Orientalistas Alemanes, que tomo a su cargo esta tarea investigadora, y que hoy puede enorgullecerse de haber realizado una de las ms grandes conquistas arqueológicas de la humanidad, la de descubrir murallas, ciudadela, hogares y elementos de cultura material de un pueblo que vivió hace cuatro mil años”.

Cien años después de esta noticia he estado en mayo en Jericó.

Hoy está en una tierra que ya no se llama tierra de Judea sino CISJORDANIA, una especie de autonomía palestina que hay dentro del estado de Israel, que hace 100 años aún no existía. ¡Cosas de la historia!. Yo me quedo en mi recuerdo con sus bellos palmerales (por cierto de los riquísimos dátiles que comí guardé dos huesos que planté en mi jardín y que hoy son dos incipientes palmeritas que son todo mi ilusión), en mi corazón, encogido, con la triste alambrada que la rodea, y en mi memoria con el fascinante relato de mi niñez donde el pueblo elegido por Dios, haciendo caso a su mandato, tocaba todos a una sus vibrantes trompetas y a su sonido las inexpugnables murallas caían abatidas.

Por cierto, hoy sabemos que con la frecuencia de sonido adecuada puede hacerse que se derrumbe una estructura.

Si quiere ver las imágenes en su tamaño real, pinche aquí

Sin comentarios

Deje un comentario

Suscríbete a nuestra newsletter

Revista digital sobre la excelencia, escrita por la excelencia y para la excelencia.

SÍGANOS EN LAS REDES SOCIALES