S.M. el Rey Don Juan Carlos I es dado de alta

El pasado domingo 2 de diciembre Don Juan Carlos I fue dado de alta en el hospital “Quirón San José”, en donde ha sido operado de la cadera izquierda.



Texto: José Carlos Carmona Barroso.

Tras un ingreso de diez días, entre los que se cuentan las sesiones de rehabilitación, la salud del monarca ha vuelto a dar señales de fortaleza, con una velocidad de recuperación que no es usual en una intervención con tan complicada rehabilitación como es la de cadera. Pudiendo haber sido dado de alta el miércoles 28 de Octubre, decisión que Don Juan Carlos prefirió no tomar por consejo del doctor Villamor, que fue el encargado de su operación, dado los riesgos que conlleva una apresurada actividad física en estos casos.

Los ejercicios de rehabilitación han tenido como principal objetivo la recuperación de una buena parte de la movilidad en la pierna izquierda, habiendo recibido dos sesiones.

Tras salir en coche por el aparcamiento del hospital Su Majestad hizo gala del sentido del humor y simpatía que, aparte de por sus funciones, ha hecho ganarse el cariño de un pueblo e incluso de los contrarios a la causa monárquica. Llegando a bromear con la prensa.

Por ahora Su Majestad el Rey llevará a cabo su agenda en el Palacio de la Zarzuela, y si pasado un mes tiene un avance positivo que seguramente lo tendrá, podrá empezar a tener actos fuera de Palacio. Aun así, la voluntad y tesón de Su Majestad el Rey no han descansado durante estos días de hospitalización como sería de esperar por la dificultad física que ha sufrido. Y es que durante su hospitalización el Rey ha estudiado el escrito que le remitieron las víctimas de ETA, y en respuesta se traslado dicho escrito a la fiscalía para que se actuara en consecuencia y en defensa de los derechos de los españoles y especialmente de las víctimas de la tiranía totalitaria que ha sido y sigue siendo el terrorismo.

Dando muestra lo anteriormente relatado de la voluntad de sacrificio que tiene el Rey hacia sus responsabilidades institucionales, y por el sacrificio y servicio a los españoles.

Aun así, no ha faltado quien desde los medios de la “telebasura” han aprovechado para usar un morbo enfermizo en contra de la institución usando las visitas al hospital como una arma en contra de la imagen de la institución y del Rey. Además de Rey, Don Juan Carlos es persona, y si algunos no saben encontrar el respeto a su imagen institucional al menos deberían de encontrar el respeto y la humanidad hacia aquel que está pasando un momento difícil como es el estado físico tras una intervención quirúrgica de cierta gravedad. Pero al fin y al cabo muchos nos hacemos cargo de que algunas veces pedir humanidad a ciertas personas es como pedir peras a un naranjo.

De todas formas han sido mayores los sentimientos sinceros de todos aquellos que hemos querido la mejor y más pronta recuperación del Rey, y que por muchos años siga siendo la cabeza de la Corona, con todo lo positivo que ello ha conllevado y sigue conllevando para todos los españoles. Por ello muchos nos alegramos por supuesto en el plano personal hacia una persona que entraña simpatía, pero también como el símbolo institucional al que respetamos y que merece nuestro respeto.

Sin comentarios

Deje un comentario

Suscríbete a nuestra newsletter

Revista digital sobre la excelencia, escrita por la excelencia y para la excelencia.

SÍGANOS EN LAS REDES SOCIALES