S.M. el Rey recibe el alta y se pone a trabajar inmediatamente por España

Tras ser dado de alta el domingo, después de una operación de cadera y diez días de hospitalización, Don Juan Carlos I reanuda esta misma tarde los despachos semanales con el Presidente del Gobierno.



Texto: Luis Yanguas y Gómez de la Serna.

Tras una operación de cadera y una estancia de diez días en la clínica Quirón San José de Madrid, Su Majestad el Rey ha abandonado por fin el hospital a las siete y cuarto de la tarde de hoy. Con muy buen aspecto y respondiendo a los periodistas con el mismo sentido del humor de siempre, el Rey ponía rumbo a la Zarzuela para continuar con un proceso de rehabilitación que se extenderá a lo largo de las próximas semanas y que, como él mismo ha declarado, habrá de tomarse con mucha calma.

Se trata de la tercera operación de cadera a la que se somete el Rey en su vida, habiendo sido también intervenido por varios motivos más completando un total de once operaciones, la mayoría de ellas relacionadas con lesiones derivadas de la práctica de distintos deportes y con una artrosis hereditaria que sufren tanto él como sus hermanas.

A sus 74 años, una edad a la que ya la mayoría de españoles llevan una década jubilados, nuestro Rey mantiene una agenda anual de verdadero vértigo que incluye decenas de viajes internacionales, miles de kilómetros de viajes en avión, centenares de actos oficiales, recepciones, cenas, almuerzos y demás actividades como representante que es de la más alta institución del Estado, que es la Monarquía. Hoy, esta misma tarde, reanudará los despachos semanales con el presidente del Gobierno, unas reuniones interrumpidas por la hospitalización, dejando claro que, antes que cualquier otro tipo de consideración, su vida es una incesante labor de servicio a España.

El papel del Rey, además, ha demostrado en multitud de ocasiones ser absolutamente insustituible. Por su labor o mediación, España siempre ha obtenido ventajas innumerables y ha vehiculizado de muchísima mejor manera sus relaciones nacionales e internacionales. El Rey ejerce a la perfección una labor política y diplomática que solamente puede y sabe ejercer el y que ha conducido a España desde la llegada de la democracia a alcanzar altísimas cotas de prestigio y de credibilidad. Para colmo, nuestras empresas e instituciones públicas se benefician constantemente del prestigioso papel de don Juan Carlos, teniendo acceso a través suya a los más atractivos proyectos y concursos internacionales como por ejemplo la reciente adjudicación del proyecto de tren en Arabia Saudí en el que como resultado de la intervención del Rey, un consorcio de empresas españolas resultó adjudicatario del mayor proyecto internacional de la historia de España. Nada menos que un proyecto de más de seis mil millones de dólares, que dará dinero y trabajo a cientos de miles de españoles.

El Gobierno de España, consciente de lo anterior y convencido de que su papel y su figura no la puede sustituir ningún otro español, incluye constantemente al Rey en distintos viajes de contenido empresarial o comercial. Sin ir más lejos, don Juan Carlos regresó hace unas semanas de la India, país al que fue acompañado por una amplia delegación de empresas españolas y donde ha firmado multitud de acuerdos interestatales y contratos públicos y privados, así como sentado las bases para una relación política y económica óptima en el futuro con el país que está destinado a convertirse en una de las siguientes superpotencias mundiales.

Por todo lo anterior, los españoles de bien siempre estaremos agradecidos a nuestro Rey, impecable primer espada de España, y le desearemos un pronto restablecimiento y una larga vida tras cada una de sus operaciones y tras cada uno de los obstáculos que se le pongan por delante. Mientras tanto, nos queda la profunda satisfacción de comprobar que podemos contar, tanto ahora como en el futuro, con el Príncipe de Asturias, que ha demostrado ser un dignísimo heredero y sucesor de su padre y que está llamado a convertirse, cuando Dios lo quiera, en el Rey de todos los españoles. Felipe VI.

 

Sin comentarios

Deje un comentario

Boletín semanal

Apúntese al boletín semanal para no perderse nada

Revista digital sobre la excelencia, escrita por la excelencia y para la excelencia.

SÍGANOS EN LAS REDES SOCIALES