Sabino Fernández Campo: un hombre de palabra

La Marquesa de la Vega de Armijo analiza la figura de Don Sabino a través de dos frases que él pronunció. Supo pues ser un hombre de “palabra” en sentido amplio, tanto por su ocurrencia como por su honor.

 

Texto: Marquesa de la Vega de Armijo.

Hoy España está más sola y desamparada, más triste: ha muerto uno de sus más preclaros hijos, poseedor de muchas virtudes bastante raras de encontrar en la suciedad -perdón, quise decir sociedad- de hoy en día. La honradez, la sencillez, sobriedad, humildad y lealtad formaban parte de su forma de ser y de actuar.

No tuve el honor de conocerlo personalmente pero no me hizo falta para que me fuera muy querido, era francamente entrañable. Seguro que además de para mí lo será también para gran parte de los españoles, los de buena fe, aquellos que valoramos el talante de alguien que supo amar a su Patria y servir a su Rey, un hombre de profunda fe y profundas convicciones.

No debe ser fácil ser el encargado de ponerle los puntos sobre las íes a tu Rey, y él lo hizo siempre con inteligencia y acierto, huyendo siempre de la adulación y la hipocresía pues era consciente que de esa forma servía mejor los intereses de España y la Corona.

Su frase, archiconocida para todos de: “ni está ni se le espara” fue de una oportunidad asombrosa y sin duda contribuyó notablemente a variar el curso de la Historia aquella “noche de los transistores” de políticos asustadizos y en donde la Corona supo demostrar que sabe estar a la altura de las circunstancias por más complicadas que sean éstas.

Otra frase, menos conocida pero que refleja perfectamente su carácter y alto sentido de la responsabilidad era aquella que pronunciaba cuando le acosaban los periodistas con preguntas indiscretas: “lo que puedo decir no es interesante y lo que es interesante no lo puedo decir”. Todo un ejemplo de discreción y lealtad.

Podríamos aprender de él en una España en la que, sin ningún tipo de pudor, se habla de todo, y todo se vende sin dudarlo, no ya sólo la propia intimidad, sino también la de los demás, la de aquellos que tuvieron la mala suerte de conocer a alguien que vendería a su propia madre por dinero…

Pero el dinero no sólo es capaz de tentar la discreción, a veces sus vuelos son más altos, o mejor dicho, más bajos… Cada día desayunamos con la corrupción de políticos de todos los partidos, son aquellos que sirven para servirse y cuya actitud le sitúan a las antípodas del ejemplo de honradez y servicio que supone la vida de don Sabino. Por cierto, a estos ladrones de cifras millonarias debería de obligárseles a devolver el dinero y a cumplir íntegramente las penas para quitar de su mente la idea de que si te descubren se cumple una condena reducida y cuando se salga ¡a vivir la vida como un rico!. Y esta especial dureza tiene su sentido tanto por la corrupción en sí como el crimen de alta traición que ésta supone, ya que son elegidos por el pueblo soberano y lo representan.

Pero, perdonen la divagación, volviendo a don Sabino, sin duda lo tentaron de mil maneras distintas pero no sucumbió a ninguna.

Cuando S. M. el Rey le concedió el título de Conde de Latores -con Grandeza de España-, como reconocimiento a su labor, supo llevarlo con toda dignidad, comportándose con la humildad propia de la nobleza y de su nobleza personal.

Ni siquiera el dolor tan profundo por la muerte de cuatro hijos le hizo tambalear nunca en su fe ni fue motivo para dejar de trabajar por lo que tanto amaba: el reconocimiento de la Nación española, últimamente a través de la fundación DENAES para la defensa de la nación española.

Toda mi admiración y respeto para Don Sabino, que ha supuesto y supone todo un ejemplo en mi vida.

Texto: Manolo Gómez. Hoy es un día terrible para todos los monárquicos. Ojalá la trayectoria de don Sabino sirva como ejemplo de discreción, prudencia y lealtad a la Corona en todos los momentos y circunstancias. Dios lo tenga en su gloria y nosotros en nuestra memoria. Esta noche los ángeles entonan cantos de requiem. ¡Viva España!, ¡viva el Rey!

Si quiere ver las imágenes en su tamaño real, pinche aquí

Sin comentarios

Deje un comentario

Suscríbete a nuestra newsletter

Revista digital sobre la excelencia, escrita por la excelencia y para la excelencia.

SÍGANOS EN LAS REDES SOCIALES