Torneo en Francia por defender la Inmaculada Concepción

Un caballero español de la Casa de Narváez, presente en la corte de Francia, lucha contra un caballero alemán que había retado a quien se atreviera a defender la pureza de la Virgen María.

 


Texto: el Conde de Bobadilla.
 

Hoy, día de la Inmaculada Concepción de María, traemos a colación un interesante manuscrito de la Colección Salazar y Castro de la RAH titulado: “Linaje de Narváez y su descendencia”— Signatura: 9/264, fº 234 v. a 239—. De él extraemos un par de hechos de armas protagonizados por Ruy Díaz de Narváez, siendo el segundo de ellos ciertamente curioso para cualquier amante de la heráldica y muy relacionado con la festividad que celebramos hoy.

Con respeto a nuestro personaje, afirma, en primer lugar, que fue hijo de Juan Ruiz de Narváez, quien a su vez fue “nieto del Rey de Navarra don Íñigo Arista”.

A continuación, realiza una valoración del caballero y destaca un primer hecho de armas, que contamos para “abrir apetito” del siguiente, que es el verdaderamente relevante para este artículo. “Don Ruy Díaz fue muy valeroso caballero, fue a la corte del Rey de Francia y llevó una empresa de armas, tocola a un caballero francés, y el Rey asignó día para la batalla, y llegado, entraron los dos caballeros en la estacada en presencia del Rey, y don Ruy Díaz derribó al caballero francés de un encuentro de lance y se bajó don Ruy Díaz del caballo y embrazados los escudos, y el francés se quebrantó de la caída, y el Rey mandó que fuesen amigos, y ellos lo hicieron, y el Rey hizo mucha honra a Ruy Díaz”.

Continúa la historia este documento, como dijimos antes, narrando el hecho que nos trae hoy aquí: “En este tiempo vino a la corte de Francia un caballero de Germania y, en presencia del Rey, dijo que negaba la pureza de Nuestra Señora la Virgen Santa María, y que combatiría con la persona que se lo contradijese, y don Ruy Díaz se lo contradijo y, después de otras muchas contiendas y estando todavía pertinaz el caballero, vinieron en presencia del Rey a batalla. Y al principio de ella vieron cómo a don Ruy Díaz le pusieron en el atiendo de la celada un escudiz de armas pequeño, el campo de gules, que es colorado, y en él cinco flores blancas de lis, pero no vieron quien se las pusiera, y Ruy Díaz de Narváez mató al caballero, y el Rey le mandó que trajese por armas las cinco flores de lis y que, por orla, pusiese las del caballero vencido, que eran ocho calderos negros en campo de oro, y por timbre la mitad de un león que se mostrase entre un velo de azucenas, y el león la boca abierta hacia el cielo y que le saliese de ella una flor de azucena blanca grande. Y mandole dar cien marcos de plata y 3.000 maravedís. Volviose a Castilla con mucha honra, y de este caballero descienden los Narváez”.

Vemos, pues, cómo el Rey de Francia le concede a Don Ruy Díaz de Narváez doble honor con respecto a su heráldica, acrecentando en primer lugar sus armas con las del vencido como orla, y, en segundo término, con el timbre antes descrito como premio por la defensa que realizó de la pureza de la Virgen María, madre de Dios.

En el escudo que acompañamos, extraído del citado documento, podemos contemplar la armas de los Narváez con la orla descrita, si bien no el timbre, que no aparece representado. Con respecto a las banderas que asimismo podemos apreciar, diremos para los curiosos, que realiza la siguiente explicación: “Acrecentaron al escudo de sus armas veinte y seis banderas, unas francesas y otras árabes. Ganolas Ruy Díaz de Rojas siendo Capitán General en la[s] provincia[s] de [Álava y] Guipúzcoa en tiempo de las Comunidades”. Ruy Díaz de Rojas -o de Narváez y Rojas- fue aquél a quien Carlos I le concedió el título de Conde de Bobadilla, y cabe por último precisar por completar la descripción, que, las banderas árabes a las que se refiere, las ganó siendo Alcaide y Capitán General de Tremecén.


Nota: Agradezco al Padre Antonio Sánchez, a José de Contreras y Saro y a Francisco Cañas Gálvez su ayuda de consulta para la realización de este artículo.

Si quiere ver las imágenes a su tamaño real pinche aquí

 

El Conde de Bobadilla

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Nam neque lacus, bibendum at lobortis nec, interdum sit amet erat. Vivamus pellentesque, ex cursus.

Sin comentarios

Deje un comentario

Boletín semanal

Apúntese al boletín semanal para no perderse nada

Revista digital sobre la excelencia, escrita por la excelencia y para la excelencia.

SÍGANOS EN LAS REDES SOCIALES