Diego de León, un héroe romántico para la historia.

Texto: Ignacio Danvila y Carbonell. En ocasión de la reciente presentación de un maravilloso lienzo de Diego de León, donado por Agusto Ferrer-Dalmau, su autor, a la Real Gran Peña de Madrid, y a invitación del director de “Numen. Revista de excelencia”, he extractado esta biografía de mi libro “Diego de León, la primera lanza del reino”,

 

Nuestro protagonista, nació el 30 de marzo de 1807  en Córdoba, siendo uno de sus hijos más destacados en la siempre procelosa historia de España, y fue hijo del matrimonio formado por Diego de León y González de Canales, I Marqués de Las Atalayuelas, Brigadier de los Reales Ejércitos, y María Teresa Navarrete y Valdivia.

Diego de León sintió, desde muy joven, sin duda influenciado por su padre, la vocación a la milicia.

Después de acabar sus estudios en el entonces Real Colegio de la Asunción, hoy día Instituto Góngora de Córdoba, y ya desplazada la familia a Madrid, inicia la carrera de las armas  a los 17 años y al frente de una compañía del Regimiento Almansa número 1 de Dragones, unidad en la que jefes y compañeros quedaron enseguida atónitos ante sus dotes de mando y entrega al servicio.

Representación de Diego de León superando sus exámenes.
Diego de León en los exámenes públicos al terminar los años escolares, cursados en el Real Colegio de Nuestra Señora de la Asunción de Córdoba.

 

Precoz en todos los aspectos de su vida, Diego de León contrae matrimonio a los 19 años con Pilar Juez-Sarmiento, con la que tuvo dos hijos, José y Antonio.

Iniciada la primera guerra carlista con la muerte de Fernando VII en 1833, y tras pedirlo reiteradamente, se incorpora al conflicto como Capitán de Dragones en un regimiento de húsares del Ejército del Norte, mandado por el General Alaix.

Cuadro "Calderote" (Primera Guerra Carlista) por Ferrer Dalmau.
Cuadro “Calderote” (Primera Guerra Carlista) por Ferrer Dalmau.

 

Recién ascendido a comandante, en la batalla de Arcos (Navarra) acaecida en 1834, derrota con solo 74 jinetes a una columna carlista de efectivos muy superiores, lo que le hace merecedor de su primera Gran Cruz Laureada de San Fernando.

Ya se habla tanto de su porte gallardo e impresionante como de su habilidad como jinete  y lancero, lo que sorprende a todos ya que la lanza había caído en desuso muchos años atrás.

Un año después, a finales de 1835 y las órdenes de Espartero, como comandante de un escuadrón de lanceros del regimiento de Villaviciosa, el arrojo manifestado en Lomba le vale su segunda Laureada.

Siendo ya coronel del famoso Regimiento de Húsares de la Princesa, sus cargas en Arlabán  de marzo de 1836 y Villarrobledo, en septiembre de ese mismo año, van tejiendo en toda España la leyenda de un jinete invencible. En esta última batalla,  al aprisionar a más de 1500 carlistas con sus 150  húsares, se hace acreedor a su ascenso a Brigadier y se le otorga por la reina Cristina el vizcondado de Villarrobledo. Solo tiene 29 años.

Alcalá de Gurrea y Barbastro en Huesca, y Grá en Lérida, son nuevos jalones en la carrera del militar más legendario y popular del bando cristino. Tanto por Villarrobledo como por Grá, añade dos nuevas laureadas a su historial, algo insólito en tan breve trayectoria militar.

Representación de la batalla de Huesca.
Representación de la batalla de Huesca.

 

Pero el hecho más destacado de su rutilante carrera es la carga de Belascoaín, a las afueras de Pamplona, donde lanza en ristre y a la cabeza de sus escuadrones, doblega la fuerte defensa del río Arga, saltando literalmente y al galope, por encima de las defensas enemigas. Una nueva laureada y el condado de Belascoaín, se añaden a sus trofeos.

Escudo de Armas de Diego de León, sacado de la obra "Vida militar y política de Diego de León, primer Conde de Belascoaín", de Massa y Sanguinetti. Madrid, 1843.
Escudo de Armas de Diego de León, sacado de la obra “Vida militar y política de Diego de León, primer Conde de Belascoaín”, de Massa y Sanguinetti. Madrid, 1843-

 

Arróniz, Sesma, Allo y Dicastillo son nuevos eslabones de su cadena de acciones heroicas, que finalizan en tierras navarras con el Abrazo de Vergara de agosto de 1839.

Representación de 'El Abrazo de Vergara' en papel.
Representación de “El Abrazo de Vergara”.

 

Cabrera, que no se dio por afectado por el tratado entre Maroto y Espartero, conoce de primera mano en Ginebrosa, Segura de los Baños y Castellote, en Teruel , las extraordinarias dotes de estratega y táctico del ya para entones teniente general.

Retrato de Diego de León.
Retrato de Diego de León.

 

Pero en 1840, el exilio de la reina Cristina forzado por Espartero sitúa a Diego de León en un terreno para el que no tiene dotes ni vocación: la política. Entra en contacto con Piquero, O´donnell, de la Concha y otros muchos mandos deseosos de reponer a la reina y derrocar a Espartero, Regente desde mayo de 1841.

Retrato de la Reina Regente Doña María Cristina de Borbón-Dos Sicilias, con sus dos hijas -la Reina Doña Isabel II, y la Infanta Doña Luisa Fernanda-, antes de conocer su exilio, forzado por Espartero, y la separación de sus hijas, que quedan como auténticas rehenes en el Palacio Real.
Retrato de la Reina Regente Doña María Cristina de Borbón-Dos Sicilias, con sus dos hijas -la Reina Doña Isabel II, y la Infanta Doña Luisa Fernanda-, antes de conocer su exilio, forzado por Espartero, y la separación de sus hijas, que quedan como auténticas rehenes en el Palacio Real.

 

La situación de la Princesa de Asturias, Isabel, y su hermana Luisa Fernanda, auténticos rehenes en el Palacio Real, le parece inadmisible, y así, el 7 de octubre de ese año, decide asaltar con de la Cocha y Pezuela el Palacio de Oriente. La resistencia enconada de la guarnición mandada por Dulce, hace fracasar estrepitosamente la operación, y Diego de León es apresado en las afueras de Madrid. Laviña, al detenerle, le ofrece la posibilidad de huir a Portugal, pero León, fiel a su sentido del honor, declina el ofrecimiento, recapitula y decide entregarse en Madrid.

Diego de León durante la "Batalla de la escalera de palacio"
Diego de León durante la “Batalla de la escalera de palacio”

 

El consejo de guerra es inmediato y durante la semana escasa que duró, Espartero dejó claro que quería una solución rápida y disuasoria: el fusilamiento.

La ejecución se produce en la mañana del 15 de octubre, en las cercanías de la Puerta de Toledo, adonde llega Diego de León aclamado por miles de madrileños y con su uniforme de gala. De él dice en esos momentos el general San Miguel, Ministro de la Guerra: “La pena sufrida por el general de León no le deshonró ni menoscabó en lo más mínimo su gloria, tan justamente adquirida”.

Fusilamiento de Diego de León, según la obra "Vida militar y política de Diego de León, primer Conde de Belascoaín", de Massa y Sanguinetti. Madrid, 1843-
Fusilamiento de Diego de León, según la obra “Vida militar y política de Diego de León, primer Conde de Belascoaín”, de Massa y Sanguinetti. Madrid, 1843-

 

Diego de León y Navarrete, figura conmemorativa de la serie “Personajes de la Historia de España” Fabricación/Modelado: Antonio Zapatero Guardini. http://www.alabarda.net/blog/producto/diego-de-leon-y-navarrete/
Diego de León y Navarrete, figura conmemorativa de la serie “Personajes de la Historia de España” Fabricación/Modelado: Antonio Zapatero Guardini. http://www.alabarda.net/blog/producto/diego-de-leon-y-navarrete/

 

Así acabó sus días quien fue para siempre conocido como La Primera Lanza del Reino, y que hizo bueno el lema familiar: “La muerte, menos temida, da más vida”.     

Hay dos tipos de guerreros: los que luchan y los que sostienen a los que luchan. Nosotros ya luchamos pero necesitamos tu pequeña ayuda para seguir haciéndolo.

Si quieres que desde Numen podamos continuar defendiendo los principios del HUMANISMO INTEGRAL, el orden natural, social y espiritual en el que se cimientan nuestra FE Y CULTURA CRISTIANAS; luchando por la dignidad de la PERSONA, de la FAMILIA, la SOCIEDAD y la PATRIA frente a los ataques de las doctrinas materialistas, el relativismo, el marxismo político y cultural, el feminismo radical, la ideología de género, y el N.W.O. Si quieres legarle a tus hijos y nietos todo aquello que eres, todo en lo que crees, no dejes de ayudarnos. No lo dudes: NUESTRA LUCHA ES TU LUCHA.

Porque OTRO MUNDO es posible, EL TUYO, haznos posibles para LUCHAR POR ÉL: DONA.

Apoya a Numen Digital
El Conde de Bobadilla
El Conde de Bobadilla

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Nam neque lacus, bibendum at lobortis nec, interdum sit amet erat. Vivamus pellentesque, ex cursus.

Sin comentarios

Deje un comentario

Suscríbete a nuestro Boletín semanal
Show Buttons
Hide Buttons