España no es país de cobardes.

Texto: El Conde de Bobadilla. Que España es un país con ciudadanos de primera y políticos de tercera resulta una constante desde hace demasiado tiempo. Lo peor es cuando esos políticos de tercera se hacen con el poder. En España hemos pasado, de padecer a un don Tancredo al que han echado del poder por no saber convocar elecciones, a sufrir a un caradura que se ha hecho con ese poder prometiendo convocar elecciones y no se va. Obviamente, el problema actual de España es el segundo: nuestro presidente por accidente Sánchez…

Cuando se produjo la insólita moción de censura, que barrió a Rajoy y sentó a Sánchez en la Moncloa, estuve más de una semana alimentándome de líquidos, de lo agotada que tenía la mandíbula de explicar a mis amigos extranjeros cómo era posible que este personaje se hubiera hecho con el poder. Por más que les narraba los subterfugios y malabarismos legales empleados para usarlos en unas circunstancias para las que no habían sido concibidas, no parecían comprender el caso, por entenderlo como un abuso que se le había practicado a nuestra democracia. Peor era cuando tenía que intentar hacerles entender algo que yo tampoco comprendo: cómo se puede llegar a pactar con partidos que no deberían, no ya tan siquiera concurrir a las urnas, sino existir: filoterroristas, secesionistas y bolivarianos. Un pacto de escoria fundida que supieron amalgamar Sánchez y los enemigos de España: el primero para hacerse con el poder en su asalto al Gobierno, los segundos para hacerse con quien detenta el Gobierno en su asalto al Estado.

Y así vamos, con Sánchez cual Maduro: sin convocar elecciones. Es lo bueno de que España sea una democracia y no la dictadura en la que los bolivarianos han convertido Venezuela; porque, si España tuviera menos salud democrática, Sánchez sería el muevo Chávez. Ambición no le falta, ni actitudes de gobernar por decreto, ni ánimo de usar los subterfugios de la forma más inapropiada con tal de ganar un tiempo de más disfrutando de viajes oficiales, aviones para irse de concierto, vacaciones a todo lujo o helicópteros para impresionar a su familia política. Demasiada tentación y ostentación como para que no sucumba a ella un trepa.

Pero lo peor no es la sed de mantenerse en el poder de Sánchez, lo más asqueroso es que, para ello, sea capaz de liquidar la nación española reconociéndoles estatuto internacional y bilateralidad a un parlamento regional golpista con tal de que le apoyen con los presupuestos. Mayor infamia a nuestro Estado de derecho, a nuestra Democracia, a nuestra Nación, a todos los españoles no se había visto nunca; por más que ahora pretendan escenifican Gobierno y secesionistas un distanciamiento para intentar acallar el clamor general entre los ciudadanos que esta mañana se ha oído en Colón.

Ya sabemos porqué Sánchez, el mismo que decía que “los políticos publican sus memorias cuando se retiran”, ha sido el único presidente del Gobierno de España en hacerlo antes de terminar su mandato, interrumpiendo su narrativa antes de llegar a la Moncloa. Obvio, porque no puede continuar con dignidad a partir de este punto, por más que pueda pretender autoerigirse como ejemplo de resistencia. Ya es cara dura, a la Moncloa le ha llevado su falta de escrúpulos no su resistencia; resistencia fue la de Blas de Lezo en Cartagena de Indias para evitar que se sucumbiera un Imperio, lo de Sánchez es sólo tener la suficiente falta de escrúpulos como para estar dispuesto a trocear el país, cuyo gobierno preside, con tal de hacerse con el poder y mantenerse en él.

Gracias a Dios, los españoles se han hartado de Sánchez y de la degeneración de la democracia que ha hecho posible que pueda existir un Sánchez, y de que este auténtico loco ponga en peligro la unidad de la Nación española negociando con los secesionistas catalanes el regalarles un reconocimiento cuasi de Estado. Por eso, los españoles se han lanzado multitudinariamente a manifestarse en Colón, reclamando los valores de la Patria y pidiéndole a Sánchez que dimita antes de que liquide a España.

Los tiempos están cambiando: el auge de VOX lo acredita, y nos ha hecho saber que el Pueblo español no estaba dormido sino callado esperando a quien le diese eco a su voz. Y es que ESPAÑA NO ES UN PAÍS DE COBARDES, ¡Y MENOS AHORA QUE SE SABE FUERTE Y ESTÁ DISPUESTA A TODO!!!

Hoy, convocados por VOX, por un PARTIDO POPULAR cuyo presidente afirma volver a los valores fundacionales de su formación política, y por CIUDADANOS; los españoles exigimos a nuestro presidente “okupa” que cumpla con su palabra, se haga a un lado y convoque elecciones.

Hoy queda más claro que nunca: Sánchez ha perdido la legitimidad que nunca tuvo… ¡ELECCIONES YA!

Hay dos tipos de guerreros: los que luchan y los que sostienen a los que luchan. Nosotros ya luchamos pero necesitamos tu pequeña ayuda para seguir haciéndolo.

Si quieres que desde Numen podamos continuar defendiendo los principios del HUMANISMO INTEGRAL, el orden natural, social y espiritual en el que se cimientan nuestra FE Y CULTURA CRISTIANAS; luchando por la dignidad de la PERSONA, de la FAMILIA, la SOCIEDAD y la PATRIA frente a los ataques de las doctrinas materialistas, el relativismo, el marxismo político y cultural, el feminismo radical, la ideología de género, y el N.W.O. Si quieres legarle a tus hijos y nietos todo aquello que eres, todo en lo que crees, no dejes de ayudarnos. No lo dudes: NUESTRA LUCHA ES TU LUCHA.

Porque OTRO MUNDO es posible, EL TUYO, haznos posibles para LUCHAR POR ÉL: DONA.

Apoya a Numen Digital
El Conde de Bobadilla
El Conde de Bobadilla

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Nam neque lacus, bibendum at lobortis nec, interdum sit amet erat. Vivamus pellentesque, ex cursus.

Sin comentarios

Deje un comentario

Suscríbete a nuestro Boletín semanal
Show Buttons
Hide Buttons