Familia y Genealogía: sentimiento e identidad…

La genealogía es algo más que una ciencia, su verdadero sentido nos permite establecer insólitas relaciones con quienes nos precedieron, sin saber de ellos más que apenas su nombre, como si de una memoria genética se tratara…


Texto: María Eugenia García Blazeski -Introducción: el Conde de Bobadilla-.


La genealogía es mucho más que una ciencia auxiliar de la Historia, su sentido escapa de lo estrictamente académico y nos imbuye en la poética de su sentido familiar, que trasciende las relaciones genéticas más inmediatas: padres, abuelos, hijos, para alcanzar una conexión vital con sus eslabones más remotos: precedentes de nuestra propia identidad. Los árboles dejan de ser, pues, una suma vertebrada de nombres, y la intuición y las emociones van llenado los espacios vacíos de otros datos que los meramente históricos, hasta colmarlos de vivencias imposibles de sentir sino por alguien de exquisita sensibilidad que sabe acudir a la imaginación de los sentimientos para dar carne y corazón a lo que, para otras personas, no sería más que un dato… Es precisamente el breve texto de una de estas personas, María Eugenia García Blazeski, el que da sentido a este artículo que hoy compartimos con vosotros:  

“Hoy he recorrido los pueblos en donde vivieron mis abuelos, he entrado a las iglesias en donde fueron bautizados; me he sentado en las bancas del parque a mirar las viejas casonas en donde vivieron hace muchos años…sí, tratando de repetir sus sueños, imaginando sus tristezas, sus luchas, sus logros y alegría.  

En mi mente los he visto correr por esas calles empedradas, los he visto atravesar la plaza cogidos de la mano de la bisabuela, los he visto acostados en el pasto encontrando figuras misteriosas en las nubes; los he visto subir las empinadas lomas tupidas de sembrados coloridos y regadas por las mismas quebradas y riachuelos que siempre han bañado la tierra de mis antepasados.  

Siento su presencia y casi como si me tomasen de la mano y me llevasen por esas calles estrechas y me deleitasen con sus cuentos, sus historias, sus vivencias…si, así los siento y por eso los busco, quiero saber sus nombres y sus pueblos, para cuando me llegue el momento de encontrarlos, decirles que todo está bien y como lo dejaron…”

 

Hay dos tipos de guerreros: los que luchan y los que sostienen a los que luchan. Nosotros ya luchamos pero necesitamos tu pequeña ayuda para seguir haciéndolo.

Si quieres que desde Numen podamos continuar defendiendo los principios del HUMANISMO INTEGRAL, el orden natural, social y espiritual en el que se cimientan nuestra FE Y CULTURA CRISTIANAS; luchando por la dignidad de la PERSONA, de la FAMILIA, la SOCIEDAD y la PATRIA frente a los ataques de las doctrinas materialistas, el relativismo, el marxismo político y cultural, el feminismo radical, la ideología de género, y el N.W.O. Si quieres legarle a tus hijos y nietos todo aquello que eres, todo en lo que crees, no dejes de ayudarnos. No lo dudes: NUESTRA LUCHA ES TU LUCHA.

Porque OTRO MUNDO es posible, EL TUYO, haznos posibles para LUCHAR POR ÉL: DONA.

Apoya a Numen Digital
Sin comentarios

Deje un comentario

Suscríbete a nuestro Boletín semanal
Show Buttons
Hide Buttons