I Reunión de descendientes del II Duque de Hornachuelos.

La convocatoria contó con un interesante programa de actividades que desarrolló en Córdoba con una nutrida representación familiar.

Texto: Redacción. Fotos: Manolo Gómez. Unos 70 familiares descendientes de José Ramón de Hoces y Losada, II duque de Hornachuelos, se dieron cita en la ciudad que lo viera nacer en 1865 y de la que su linaje, caballeros veinticuatro, fue uno de los más influyentes desde su reconquista en 1236.

El programa dio comienzo el Viernes 23 de septiembre, con unas palabras de bienvenida del Duque de Hornachuelos, pronunciadas en el Castillo de la Albaida, histórica construcción situada en la falda de Sierra Morena y vinculada con los Hoces desde que en 1365  don Pedro González de Hoces casara con Leonor Sánchez de Funes. En el “Salón Mirador” de este privilegiado enclave con aspecto de Quinta señorial –debido a la reforma que en 1919 efectuó la Condesa Viuda de Hornachuelos- se sirvió la cena, pudiéndose disfrutar de unas preciosas vistas sobre de la ciudad de Córdoba.

En la mañana del día siguiente -Sábado 24 de septiembre-  se realizó una visita guiada al palacio decimonónico del I Duque de Hornachuelos -actual Escuela de Artes y Oficios-, pasándose a su salida a visitar la parroquia de San Juan y Omniun Sanctorum -Trinidad-, situada justo enfrente, y en donde están bautizados muchos de los Hoces.

Tras salir del templo se puso rumbo al conocido restaurante “Bodegas Campos”, en donde el Duque de Hornachuelos y su hijo Ignacio pronunciaron una conferencia sobre la historia del linaje de Hoces, su heráldica y personajes ilustres, prestando especial atención a Don José Ramón de Hoces y González de Canales, I Duque de Hornachuelos y IX Conde de Hornachuelos, Alcalde de Córdoba, que tuvo una participación decisiva en la Revolución de 1868 (La Gloriosa también conocida como la Septembrina) y que supuso el derrocamiento de la Reina Isabel II y el inicio de un periodo democrático en forma de Monarquía parlamentaria.

Una vez servido y concluido el almuerzo, José María Coello de Portugal disertó sobre la vida política del  I Duque de Hornachuelos  y su influencia en los acontecimientos históricos de la época. Asimismo, Fernando de Hoces entrevistó a Juan José de la Cierva y de Hoces, decano de los asistentes.

El resto de la tarde fue tiempo libre, la cena se llevó a cabo en un tablao flamenco reservado para el evento familiar, en donde se gozó de un cuadro flamenco.

El Domingo -25-, tras Misa de 12.00 horas en la Catedral por los difuntos de tan ilustre familia, llegó el momento de la despedida.

La convocatoria, organizada por José Ramón de Hoces y Elduayen, V Duque de Hornachuelos, bisnieto del II Duque; y por Fernando de Hoces y Bonavilla, IV Marqués de Marín, nieto del II Duque de Hornachuelos fue todo un éxito, y reunió a las distintas líneas descendentes del II Duque, que hoy ostentan los apellidos de Hoces por varonía, y Coello de Portugal, Díez de Rivera, y de la Cierva por enlaces como podremos comprobar en el primero de nuestros apéndices.

La idea es que esta Iª convocatoria funcione como prueba para continuar con este tipo de reuniones familiares, con la idea de poder ir ascendiendo en el árbol genealógico y abrirse así a un mayor número de familiares, de hecho, simplemente con ascender una generación más se llegarían a sumar unas 400 personas.

APÉNDICES:

Breve árbol genealógico del II Duque de Hornachuelos, y líneas asistentes a la convocatoria en Córdoba:

-1. José Ramón de Hoces y González de Canales (1825-1895), I duque de Hornachuelos, IX conde de Hornachuelos, IX marqués de Santa Cruz de Paniagua, Senador del Reino, casó en primeras nupcias con Genoveva María Fernández de Córdoba y Pulido, hija de Joaquín Fernández de Córdoba y Álvarez de las Asturias Bohorques, V duque de Almodóvar del Río, V marqués de la Puebla de los Infantes, Tuvieron por su hija mayor a Genoveva de Hoces y Fernández de Córdoba: VIII duquesa de Almodóvar del Río, VIII marquesa de la Puebla de los Infantes.

Casó en segundas nupcias casó con María del Buen Consejo Losada y Fernández de Liencres, hija de Pedro Losada y Gutiérrez de los Ríos, IX conde de Gavia la Grande y conde de Valdelagrana. Tuvieron por hijos a:

-Ángela de Hoces y Losada.

-María del Rosario de Hoces y Losada.

-José Ramón de Hoces y Losada -que sigue- II Duque de Hornachuelos.

-Lope de Hoces y Losada, X Conde de Hornachuelos.

-Pedro de Hoces y Losada, X Marqués de Santa Cruz de Paniagua.

-Ana María de Hoces y Losada.

-Antonio de Hoces y Losada.

-Ignacia de Hoces y Losada.

-2. José Ramón de Hoces y Losada (1865-1910), II duque de Hornachuelos. Casó con María Luisa González Carvajal y de la Puente II condesa del Cazal,con quien no tuvo sucesión.

En segundas nupcias casó con María Graciela Dorticós-Marín y León. Le sucedió, de dicho matrimonio, las líneas cuya descendencia fue invitada a la convocatoria cordobesa. A saber:

– María Matilde de Hoces y d’Orticós-Marín. Con sucesión en los Coello de Portugal, por su matrimonio con Ignacio Coello de Portugal y Bermúdez de Castro.

-José Ramón Hoces y Dorticos-Marín, III Duque de Hornachuelos, que continúan el apellido de varonía.

-María del Rosario de Hoces y d’Orticós-Marín. Sin sucesión.

-María de la Purificación de Hoces y d´Orticós-Marín, Marquesa de Huétor de Santillán. Con sucesión en los Díez de Rivera, por su matrimonio con Ramón Díez de Rivera y Casares, Marqués de Huétor de Santillán.

-Sabas de Hoces y d´Orticós-Marín, III Marqués de Marín, que continúan el apellido de varonía.

-Manuel de Hoces y d’Orticós-Marín. Sin sucesión.

-Genoveva de Hoces y d’Orticós-Marín. Sin sucesión.

-Pilar de Hoces y d´Orticós-Marín. Con sucesión en los de la Cierva, por su matrimonio con Ricardo de la Cierva y Codorníu.

Breve historia del palacio de invierno y de la Quinta señorial de verano propiedad del I Duque de Hornachuelos en Córdoba.

-Castillo de la Albaida.

El Castillo de la Albaida fue una pequeña fortificación árabe del siglo VIII situada en la carretera a Trasierra en el kilómetro 2 y que actualmente es restaurante y lugar de celebraciones, propiedad de Maciá Hoteles.

La historia de este castillo se remonta al año 1238 cuando este pequeño castillo, que es la cabecera de la conocida como la Dehesa de la Albaida, es donado por parte del rey Fernando III a Don Juan de Funes.

Es un siglo más tarde cuando en el año 1365 tras el casamiento de Don Pedro González de Hoces y Doña Leonor Sánchez de Funes se vincula el conocido como Señorío de La Albaida con la familia de Hoces. El hijo de este matrimonio, Pedro González de Hoces, crea en 1454 el Mayorazgo de la Albaida. En el siglo XVII, con el matrimonio del octavo señor de La Albaida con Mª Magdalena de Hoces, segunda Condesa de Hornachuelos, tiene lugar la unión del título de la Albaida con el Condado de Hornachuelos. Debido a la constitución del año 1837, el Estado se hace cargo de la jurisdicción del Señorío de la Albaida. En el año 1919, María de la Paz Olalla y Casasola, Condesa Viuda de Hornachuelos realizó una restauración del Castillo de La Albaida, dándole el aspecto de Quinta señorial de recreo que hasta hoy posee.

Fue vendida posteriormente hasta que llegó a Dolores Rodríguez Riobó quien en el año 1962 lo vende a los hosteleros Hermanos Peña. En la última década del siglo XX fue vendida a Maciá Hoteles quienes son sus actuales propietarios.

-Palacio de los Hoces o del Duque de Hornachuelos.

Es un edificio que data de mediados del siglo XIX, obra de Pedro Nolasco Meléndez, situado en la plaza de la Trinidad, Córdoba. Desde mediados del XX, el palacio alberga la Escuela de Artes y Oficios Mateo Inurria.

El palacio, construido sobre una edificación anterior, ocupa toda la manzana delimitada por las calles Tesoro, Valladares, Horno de la Trinidad, y plaza de la Trinidad, donde abre la fachada. El edificio tiene planta rectangular, organizadas las dependencias en L y completando la planta el jardín, situado en la parte posterior del palacio, visible desde Valladares. La fachada se cuenta con doble cuerpo, distribuido mediante pilastras entre las que se abren ventanas adinteladas, que contrarrestan la horizontalidad de la fachada, remarcando los ejes verticales.

Hay dos tipos de guerreros: los que luchan y los que sostienen a los que luchan. Nosotros ya luchamos pero necesitamos tu pequeña ayuda para seguir haciéndolo.

Si quieres que desde Numen podamos continuar defendiendo los principios del HUMANISMO INTEGRAL, el orden natural, social y espiritual en el que se cimientan nuestra FE Y CULTURA CRISTIANAS; luchando por la dignidad de la PERSONA, de la FAMILIA, la SOCIEDAD y la PATRIA frente a los ataques de las doctrinas materialistas, el relativismo, el marxismo político y cultural, el feminismo radical, la ideología de género, y el N.W.O. Si quieres legarle a tus hijos y nietos todo aquello que eres, todo en lo que crees, no dejes de ayudarnos. No lo dudes: NUESTRA LUCHA ES TU LUCHA.

Porque OTRO MUNDO es posible, EL TUYO, haznos posibles para LUCHAR POR ÉL: DONA.

Apoya a Numen Digital
Sin comentarios

Deje un comentario

Suscríbete a nuestro Boletín semanal
Show Buttons
Hide Buttons