La nobleza belga y España: los Terlinden.

Texto: Jaime Muñoz de Osuna. A lo largo de la historia han sido numerosos los belgas que han tenido una vinculación especial con España, tanto que algunos decidieron instalarse de por vida al sur de los Pirineos para ya nunca volver a tierras flamencas o valonas; las motivaciones de su llegada a España fueron variadas y la casuística es enorme, sin ánimo de ser exhaustivos podemos encuadrarla en dos grupos: por un lado los que llegaron para servir a la Corona como miembros de la administración y de la milicia, los Van Halen, los Sweerts, son dos de los muchos ejemplos de familias flamencas que formaron parte de la oficialidad del ejército y que también se integraron en las corporaciones nobiliarias del reino, en estos casos nombrados concretamente a la Orden de Alcántara y a la Real Maestranza de Caballería de Granada, respectivamente.

Por otro lado encontramos familias de comerciantes, pertenecientes a una pequeña nobleza laboriosa recién llegada a un país a veces extraño, en el que con el paso de algunas generaciones consiguen prosperar económicamente, lo que junto con su hidalguía probada les da acceso a hábitos de las Ordenes Militares, señoríos y en algún caso el otorgamiento por parte del rey de un título nobiliario, un ejemplo pueden ser los Jácome de Linden (Jacobs Van der Linden), siendo Adrián Jácome de Linden y Bécquer (primer Marqués de Tablantes) uno de los fundadores de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, nieto de Adriaan Jacobs nacido en Brujas y primero del linaje en establecerse en España.

Encontramos otros casos como el de la familia Terlinden, en la que tenemos que esperar hasta el siglo XX para encontrar algún miembro de la familia viviendo en España, y a pesar que este linaje ha mantenido su residencia en Bélgica desde el siglo XVI, existe en esta familia una fuerte vinculación histórica con España de la que sabemos se sienten orgullosos.

La primera vinculación documental que encontramos entre los Terlinden y España, es del año 1676, tan solo un año después de que Mariana de Austria dejara de ser regente y Carlos II comenzara su vida como Rey al alcanzar la mayoría de edad, cuando Corneille Terlinden, recibidor general de las villas de Grammont y condado de Alost recibe carta patente de nobleza otorgada en Madrid el 11 de noviembre de 1676.

Corneille Terlinden
Corneille Terlinden

” a vos Corneille Terlinden, nos ha quedado demostrado que sois descendiente de Imbert Terlinden y de Jeanne du Smet, descendiente de la noble y antigua familia du Smet… por estos motivos otorgamos a vuestros hijos y posteridad los títulos y grados de nobleza…”

Es en esta carta patente de nobleza cuando los Terlinden comienzan a acolar sus armas no solo con el árbol de los Terlinden (un tilo) sino junto con las armas de los Smet (chevrón de plata junto a 3 lunas crecientes) y de esta manera se mantiene hasta la actualidad como se puede comprobar en el Estado Presente de la Nobleza del Reino de Bélgica. (“Etat présent de la Noblesse du Royaume de Belgique”).

Tienen que pasar varias generaciones para encontrar a Georges Terlinden, procurador general de la corte de casación, Comendador de la Orden de la Corona de Bélgica, Gran Oficial de la Orden de Leopoldo, y de la Orden de la Corona de Italia y el 2 de julio de 1921 el rey Alberto I de Bélgica le otorga el título de Vizconde Terlinden. El gobierno español le otorga la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica.

El Vizconde Georges Terlinden.
El Vizconde Georges Terlinden.

Pero sin duda la figura de la familia que muestra mayor interés y cariño hacia España es el hijo de Georges Terlinden, el Vizconde Charles Terlinden, Caballero del Toisón de Oro (rama austriaca), Caballero de la Orden de Malta, camarero secreto de sus Santidades León XIII y Pío X, catedrático de la Universidad Católica de Lovaina, doctor en derecho , en historia y en ciencias políticas, fueron numerosísimas las condecoraciones belgas y de algunos otros países europeos, pero respecto a su vinculación con España nos interesan su nombramiento como doctor “honoris causa” de la Universidad de Madrid, la Gran Cruz del Mérito Civil y la Encomienda de la Orden de Isabel la Católica; es llamativo el hecho que tanto la Gran Cruz como la Encomienda de esta Orden con las que fueron condecorados padre e hijo fueron otorgadas el 16 de enero de 1924, muestra clara del aprecio de España por la familia.

El Vizconde Charles Terlinden.
El Vizconde Charles Terlinden.

Su obra como historiador e hispanista es extensa, tiene un profundo conocimiento de los valores hispánicos, trata la Guerra Civil española con una visión valiente, más aun teniendo en cuenta la actitud generalizada en Europa en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, donde se intenta aislar y bloquear a España, dicha valentía la podemos comprobar en su artículo “La España Martir”.

El vizconde Charles Terlinden como secretario de la Asociación Bélgica-España, presidida por el embajador del rey Alfonso XIII Emilio de Palacios y Fau, escribió lo siguiente: “durante más de tres siglos la colaboración militar entre las tropas españolas y las tropas belgas fue activa: desde el reinado de Carlos Quinto, las famosas bandas de ordenanza rivalizaban en bravura con los Tercios de España, más tarde Felipe II contaba entre sus ejércitos operativos en los Países Bajos, tanto a valones como españoles, las tropas de las dos naciones cosecharon juntos los laureles durante la guerra de los Treinta Años, belgas y españoles defendieron juntos nuestro suelo nacional.”

Este extracto del texto escrito con motivo de la visita al Museo Real de “Porte de Hal” en Bruselas de la asociación belgo-española, nos muestra la diferencia existente entre aquella Europa con fuertes vínculos naturales creados a lo largo de los siglos, en los que los valores de la cristiandad y el honor fueron divisa y lema,  y los actuales de la  Unión Europea donde la progresía busca homogeneizar a la población de forma totalitaria extirpando las señas identitarias de cada nación y destruyendo las raíces cristianas propias de Europa.

Hay dos tipos de guerreros: los que luchan y los que sostienen a los que luchan. Nosotros ya luchamos pero necesitamos tu pequeña ayuda para seguir haciéndolo.

Si quieres que desde Numen podamos continuar defendiendo los principios del HUMANISMO INTEGRAL, el orden natural, social y espiritual en el que se cimientan nuestra FE Y CULTURA CRISTIANAS; luchando por la dignidad de la PERSONA, de la FAMILIA, la SOCIEDAD y la PATRIA frente a los ataques de las doctrinas materialistas, el relativismo, el marxismo político y cultural, el feminismo radical, la ideología de género, y el N.W.O. Si quieres legarle a tus hijos y nietos todo aquello que eres, todo en lo que crees, no dejes de ayudarnos. No lo dudes: NUESTRA LUCHA ES TU LUCHA.

Porque OTRO MUNDO es posible, EL TUYO, haznos posibles para LUCHAR POR ÉL: DONA.

Apoya a Numen Digital
El Conde de Bobadilla
El Conde de Bobadilla

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Nam neque lacus, bibendum at lobortis nec, interdum sit amet erat. Vivamus pellentesque, ex cursus.

Sin comentarios

Deje un comentario

Suscríbete a nuestro Boletín semanal
Show Buttons
Hide Buttons