Los Bahamonde reciben el I Premio Revista Numen a las mejores fiestas juveniles.

Texto: Ignacio de Loyola Bou Crespí de Valldaura y de Gonzalo. Muchos padres suspiran por ver a sus hijos copear en lugares decentes, languidecen e incluso agonizan al intuir las inmundas bacanales a las que acuden, permanecen anegados en un océano de llantos con sólo imaginarse los indecorosos jolgorios, jácaras, bullangas, rebullicios y algarabías a las que suelen asistir.

Sin embargo, existe un Cielo en la Tierra en lo que a materia festiva se refiere, un edénico jardín en el que las manzanas no son tentación, una arcadia feliz en la que reina la compostura y la buena educación, donde la juventud se enfunda en chaquetas y no ve sogas en los nudos de sus corbatas, un paraíso en el que en el que los convidados no se pillan pedos, sino que se agarran melopeas después de haber estado durante un rato piripis… Esta onírica, pero real, Ínsula de Barataria es el hogar de la familia Bahamonde, una estirpe que va encaminada a convertirse en la primera dinastía ejemplar en los guateques nocturnos. Una ensoñación imposible, una utopía hecha realidad.

Estas fiestas aureoladas de gracia y majestad suelen estar ambientadas en palaciegos rincones dieciochescos, pero en los que triunfa el decoro sobre la depravación de las pelucas empolvadas.

Las cenas que sirven son pantagruélicas, están exornadas de copiosas viandas y manjares del Olimpo, ideal para los sanchopanzudos estómagos agradecidos, pero, también, una irresistible tentación para los cuerpos más frágiles, gráciles, esmirriados y enclenques, que se ven irrefrenablemente abocados a ensanchar su fisonomía. Tan excelsos y exquisitos son sus piscolabis que han logrado recientemente convertir el banquete de un viernes de Cuaresma en algo sublime, sin ofrecer ni un ápice de carne, lo cual es de un mérito sin par y de una maña sin parangón. Se hace esclarecedoramente visible la impronta gallega.

En esta reserva de tradición y reducto de las buenas costumbres, también, se faculta un hueco a las nuevas tecnologías, para que los pinchadiscos más duchos y avezados empujen a los parroquianos a mover el esqueleto. Antes de alcanzar las horas más intempestivas e indecentes de la noche, la música tecnopop es apagada, pero siempre hay un invitado insurrecto que se aferra al piano para clausurar la fiesta como si estuviese en el Toni 2.

Los padres de los anfitriones se involucran con tanto celo, cariño y esmero en el bienestar de sus convidados que alguno de estos últimos se permite la simpática insolencia de invitarles a una copa en su propia casa.   

Sin más dilación, agoto mi cuota de protagonismo como invitado asiduo de estos magnos jolgorios y procedo a devolver la pluma a su tintero. Nos vemos en la próxima. Hasta el mes que viene.

Hay dos tipos de guerreros: los que luchan y los que sostienen a los que luchan. Nosotros ya luchamos pero necesitamos tu pequeña ayuda para seguir haciéndolo.

Si quieres que desde Numen podamos continuar defendiendo los principios del HUMANISMO INTEGRAL, el orden natural, social y espiritual en el que se cimientan nuestra FE Y CULTURA CRISTIANAS; luchando por la dignidad de la PERSONA, de la FAMILIA, la SOCIEDAD y la PATRIA frente a los ataques de las doctrinas materialistas, el relativismo, el marxismo político y cultural, el feminismo radical, la ideología de género, y el N.W.O. Si quieres legarle a tus hijos y nietos todo aquello que eres, todo en lo que crees, no dejes de ayudarnos. No lo dudes: NUESTRA LUCHA ES TU LUCHA.

Porque OTRO MUNDO es posible, EL TUYO, haznos posibles para LUCHAR POR ÉL: DONA.

Apoya a Numen Digital
Ignacio de Loyola Bou Crespí de Valldaura y de Gonzalo
Ignacio de Loyola Bou Crespí de Valldaura y de Gonzalo

Subdirector de Numen Revista de Excelencia

Escritor por vocación y amor a las causas nobles. Mi licenciatura en Derecho no me ha impedido dedicarme profesionalmente al periodismo durante una temporada de mi vida, oficio que desempeñé en Intereconomía, casa en la que blandí la pluma, con más fuerza que la espada, cerca de 4 años. En el presente, no vivo solamente de escribir, sino de otros menesteres, al igual que Cervantes, pero es una afición que sigo cultivando como colaborador en diversos medios de comunicación y a través de mi blog, El Despacho de Don Pepone, el cual goza ya de más de 1 millón de visitas.

Sin comentarios

Deje un comentario

Suscríbete a nuestro Boletín semanal
Show Buttons
Hide Buttons