Vox, el sueldo de los diputados, y la elección del Papa Gregorio X.

Texto: la Pimpinela escarlata. No, en Numen no nos hemos vuelto locos, o mejor dicho, seguramente lo estemos por muchas otras cosas, pero no por traer a colación a VOX con la elección de un Sumo Pontífice elegido hace 747 años.

En esos tiempos, año 1272, estaba la cristiandad como España desde la moción de censura a Rajoy, o, mejor dicho, como lo estamos los españoles desde que Pedro Sánchez la sacó adelante: con una sensación general de indignación y hartazgo ante un vacío de poder que parece perpetuarse.

Tres años hacía desde la muerte de Clemente IV, y los cardenales, reunidos en la localidad italiana de Viterbo para la elección de un nuevo Sumo Pontífice, no alcanzaban acuerdo alguno, todo ello debido al constante enfrentamiento entre las facciones italiana y francesa.

Tan cansados estaban los lugareños, a cuyo cargo corría su manutención, que hicieron todo lo posible por forzar a los purpurados a salir de la indecisión, usando para ello métodos tan expeditivos como encerrarles bajo llave, tenerles a pan y agua, y hasta destrozar la techumbre del palacio episcopal para ver si, la falta de libertad, el hambre y la exposición a las inclemencias del tiempo les ayudaba a entenderse entre sí.

Gracias a Dios, tanta perseverancia dio sus frutos, y los 15 cardenales acordaron el delegar la elección en tan sólo seis de ellos, que finalmente alcanzaron el acuerdo de elegir como Papa a quien sería Gregorio X, un diácono participante de la VIII cruzada que se encontraba en San Juan de Acre, y que tuvo que ser primero ordenado sacerdote. Un gran Papa, y Santo, al que le tocó resolver una situación parecida a la suya, si bien en el ámbito imperial, cuando, con su apoyo a la elección en 1273 de Rodolfo I de Habsburgo, puso fin a la situación que padecía el Sacro Imperio Romano Germánico de vacancia del trono imperial desde 1257; al no decidirse los electores imperiales entre Alfonso X el Sabio y Ricardo de Cornualles. 

Como hemos visto en el Papado y en El Sacro Imperio Románico Germánico de tiempos de San Gregorio X, la falta de entendimiento puede dilatar enormemente las elecciones. Y es, ante la indignación que provocan estas situaciones, que los viterbenses siete siglos antes, o los políticos de VOX siete siglos después, intenten salir del paso con medidas expeditivas, en el último caso proponiendo que los parlamentarios no cobren su sueldo hasta que no elijan un Presidente del Gobierno.

“Gobierno que no se constituye, político que no cobra, le garantizo que se acelerarían los plazos”, se oye sentenciar a Iván Espinosa de los Monteros desde el televisor de la cafetería en donde me encuentro. “Ahí, ahí, dale donde les duele”, oigo exclamar a alguien en la mesa de al lado. “El que no quiera trabajar, que no coma”, concluye finalmente otro, conocedor del aforismo bíblico.

Hay dos tipos de guerreros: los que luchan y los que sostienen a los que luchan. Nosotros ya luchamos pero necesitamos tu pequeña ayuda para seguir haciéndolo.

Si quieres que desde Numen podamos continuar defendiendo los principios del HUMANISMO INTEGRAL, el orden natural, social y espiritual en el que se cimientan nuestra FE Y CULTURA CRISTIANAS; luchando por la dignidad de la PERSONA, de la FAMILIA, la SOCIEDAD y la PATRIA frente a los ataques de las doctrinas materialistas, el relativismo, el marxismo político y cultural, el feminismo radical, la ideología de género, y el N.W.O. Si quieres legarle a tus hijos y nietos todo aquello que eres, todo en lo que crees, no dejes de ayudarnos. No lo dudes: NUESTRA LUCHA ES TU LUCHA.

Porque OTRO MUNDO es posible, EL TUYO, haznos posibles para LUCHAR POR ÉL: DONA.

Apoya a Numen Digital
El Conde de Bobadilla
El Conde de Bobadilla

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Nam neque lacus, bibendum at lobortis nec, interdum sit amet erat. Vivamus pellentesque, ex cursus.

Sin comentarios

Deje un comentario

Suscríbete a nuestro Boletín semanal
Show Buttons
Hide Buttons